Sobre la lluvia y la incertidumbre

Escrito por: Diego Campos y Roberto Rondanelli, el jueves 04 de mayo con la corrida de las 12 UTC del día jueves 04 de mayo.

La próxima semana (8 al 14 de mayo) se avizora lluviosa para gran parte de Chile central (ver Figura 1), en particular la segunda mitad de la semana en la que un sistema de baja presión y vaguada en altura se aproxima peligrosamente con precipitaciones a Atacama.

cfs-avg_apcpna_samer_2

Figura 1: Anomalía de precipitación semana 11 a 18 de mayo. (Fuente: CFS_v2)

Esto llamó nuestra atención con Roberto Rondanelli (investigador y profesor de la Universidad de Chile) porque ya estudiamos un evento de precipitación extrema en Atacama con resultados negativos para la región (ver más aquí).

La solución que veíamos ayer (03 de mayo) era de abundantes precipitaciones en la zona de Atacama. Eso, al día de hoy (04 de mayo) ya cambió en los modelos, los que ahora muestran mayor precipitación en la zona centro de Chile, al sur de La Serena aproximadamente, para el día jueves 11 (Figura 2).

slp_precip_3

Figura 2: Precipitación pronosticada por el modelo GFS para el día 11 de mayo a las 09:00 hora local.

Esto lleva a la eterna pregunta de qué tan certero es un pronóstico numérico del tiempo con siete días de anticipación, y por otro lado, con cuánta anticipación se puede predecir responsablemente un evento importante con tal de tomar las medidas necesarias para evitar catástrofes.

El siguiente ejercicio es más bien con fines académicos, más que con fines de pronóstico, y busca hacer una mirada al futuro considerando la incertidumbre.

Veamos, qué sucede si queremos predecir la posición de la circulación en la tropósfera media (500 hPa), lo que se traduce como saber dónde estarán las altas y bajas presiones en un tiempo más. Si se hace el ejercicio para mañana 5 de mayo a las 12UTC (09 hora local), se ve una vaguada con importante corriente en chorro. Qué tan seguros estamos de eso? Bueno, bastante seguros, los ensamblados (figura de la derecha con muchas líneas) muestra que los distintos miembros del ensamble (el mismo modelo GFS corrido muchas veces con distintas configuraciones) coinciden en la posición de la vaguada. Súper!

Qué tal si lo hacemos para el día jueves 11, que al parecer es el día D.

Se puede ver que una segunda vaguada (créanme que la vaguada que veíamos más arriba ya habrá pasado y esta es una segunda vaguada) se muestra entrando al continente, bien al norte del país, con una corriente en chorro cruzando justo al sur de Santiago. Seguro? Bueno, ya no tanto. El ensamblado es bastante ruidoso y si bien las líneas coinciden en que la vaguada cruzará al norte de La Serena, algunos miembros muestran que la vaguada estará aún en el océano y otros de que la vaguada ya habrá pasado.

Y eso con una de las variables que los modelos predicen mejor, que es la altura de las superficies de presión. Qué pasará con la precipitación, que es la variable que a la mayoría le interesa más.

Mismo ejercicio,

Para mañana la precipitación se concentrará (a las 09 hora local) entre La Araucanía y Coyhaique y una buena línea frontal sobre el océano. El ensamble muestra justamente eso, con mayor seguridad al sur de Los Ríos. Pero en general, hay bastante certeza de que lloverá en esa zona.

Qué pasa para el día D?

La carta de precipitación ya la habíamos visto, con abundantes precipitaciones en gran parte de Chile centro, sur y algo en el norte también. Es un Chile bajo la lluvia. Con montos acumulados que van entre los 2 (verdes) y 30 milímetros (azules). El ensamblado, por su parte, es un desorden. Hay miembros que muestran precipitación cercana a Atacama (entonces, en cierta medida podría ser), mientras que otros ni siquiera alcanzan el continente. El promedio de los ensamblados, en gris oscuro, muestra precipitación más que nada en la costa -y mar afuera- frente a Chile central, mientras que en el continente se muestra entre el Maule y la Araucanía, aproximadamente.

Este ejercicio sencillo muestra que la incertidumbre aumenta, y mucho, si uno mira un pronóstico a más de 48 horas, en este caso a más de 100 horas de pronóstico.

Qué tan seguros estamos de la precipitación para finales de la próxima semana? Realmente no estamos tan seguros, todo parece indicar que sí lloverá, pero aún no podemos proyectar una extensión muy certera y menos montos estimados.

Lo único seguro es que es necesario hacer más pronósticos, a medida que se acerque la fecha en cuestión la incertidumbre va a bajar. Ya tenemos un estado base y veremos cómo evoluciona. Ya hicimos la primera parte del trabajo…

Este post se autodestruirá… no!, se actualizará en unos días más y veremos qué tan certeros se volvieron las soluciones de los pronósticos.

Anuncios